miércoles, 19 de abril de 2017

LOS ERRORES QUE COMETEMOS LOS PADRES Y LAS MADRES

image1 (2).JPG

Cuando tratamos de ser mejores de lo que somos, todo a nuestro alrededor también se vuelve mejor
( Paulo Cohelo )


Comienza la 11ª Ideotertulia con sabor a chocolate con esencia primaveral donde los pensamientos florecen de forma espontánea con emoción, sentimientos y muchas ganas por compartir todas nuestras emociones y dejar fluir nuestros pensamientos más sinceros.

Error 1: Querer ser padres y maestros


Empezamos por comentar un artículo, donde habla de los errores que cometemos las familias para con nuestros hijos, uno de ellos es el querer ser profesor y padre a la vez, sin duda alguna pensamos que es muy complicado ya que lo que podría ser un momento de compartir pasa a ser el peor momento del día por la presión y el volumen del trabajo tanto del niño como la saturación de las familias. Este es el punto de partida y damos el pistoletazo de salida basándonos en nuestras experiencias personales. La tertulia va cogiendo forma y toma una dirección impetuosa y con mucha fuerza sobre la polémica de los deberes, de la que debería ser la educación en la escuela y el papel fundamental de los padres, como siempre, los responsables de como los hijos vivan la educación, asuman responsabilidades y crezcan en un terreno donde las frustraciones y emociones sea lo más natural del mundo. Debemos ser coherentes y tener sentido común con nuestros principios, y es por uno de estos motivos donde en este espacio tertuliano se pone toda la carne en el asador, dejándonos llevar por el alma y apostar por una educación diferente, hoy en día ir a contracorriente.

La implicación en la crianza de nuestros hijos


Nos dejamos fluir y enlazamos con el maravilloso mundo de la maternidad, la crianza y la gran importancia de la implicación de la familia en ello. Que hacemos, como lo hacemos, desde donde, si desde el corazón o la razón, pero siempre educar, acompañar a nuestros hijos en el camino de la vida. Un camino que nadie dijo que fuera fácil, lleno de obstáculos donde muchas veces caemos y nos levantamos, lleno de cosas preciosas, incomparables, maravillosas, …pero sin lugar a dudas todos esos momentos son aprendizajes en la vida, un impulso para luchar, para cuidar, para crecer, para llorar, para reír, en definitiva para VIVIR. 

Las decisiones que tomamos en el presente, las renuncias del pasado y las decisiones para un futuro mejor es lo que nos lleva a creer en el cambio ya que todos tenemos la capacidad de cambiar, de reinventarnos, de evolucionar y de no quedarnos estancados en el que “..hubiera podido ser si yo….” sino fluir en el “yo quiero, yo puedo”

Los hijos nos enseñan a ser mejores personas


El esfuerzo por ser mejor persona, por cambiar lo que no nos gusta o por decidir ir en contracorriente no va de la mano de la culpa, ni de la suerte, ni de la pena. El cambio va acompañado de coherencia, de lucha, esfuerzo, sacrificio, voluntad por abrir el alma y escuchar el corazón aunque a veces sea doloroso. Debemos dejarnos llevar por la emoción, el amor y la pasión.

Esta es la esencia de los que formamos parte de las tertulias, el amor y la pasión, porque las palabras fluyen desde lo más profundo y sincero de todos nosotros. Acabamos con las almas fundidas en chocolate y desde lo más interno de nuestro ser seguiremos en este espacio, por lo hijos, el motor de nuestras vidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario